sábado, 12 de marzo de 2016

ZF-TRW: ¿despidos o reparto del empleo?

Si el reparto es una buena propuesta para disminuir el paro, mucho más lo es para impedir despidos que lo incrementen, y en esa disyuntiva es, además, más imperiosa. Habitualmente nos movemos entre cifras, que ocultan personas que no vemos ni sentimos como tales; en el caso de una amenaza de despidos, quienes van a quedar en paro son personas cercanas, que hasta entonces hemos tenido como compañeras. Gestos de solidaridad, como una propuesta de cambiar despidos por reparto de empleo, nos parece imprescindible y el no asumirla más indigno.

Por eso Banatu celebramos y alentamos la propuesta de la sección sindical de CGT en ZF-TRW de evitar los 123 despidos, que plantea la empresa, con medidas de reparto del empleo. Nos parece una propuesta digna y novedosa, que abre puertas a un sindicalismo más humano y amplía los horizontes sociales a soluciones más éticas. No es una propuesta exenta de problemas, pero estos son siempre menores que la aceptación del despido de 123 personas. Podemos además evitar el sufrimiento psicológico que supone la incertidumbre de estar o no en la lista…
Entendemos que el Gobierno de Navarra y todo el arco parlamentario que se sumaron a la foto del “no” a los despidos, debieran también seguir sumándose al apoyo de esa propuesta. También, que toda la actuación sindical que hasta ahora venía confrontando y ejerciendo su actuación por impedir los despidos, ahora tendría que empezar a tomar medidas de presión para impulsar esta propuesta u otra similar. La plantilla de ZF-TRW, que recibió el apoyo del conjunto de la sociedad navarra, debe devolverlo en posturas que vayan más allá de salvar riesgos individuales. La aceptación de los despidos, por más que reducidos, y la vuelta a dinámicas de horas extras no es el camino.
Además hay posibilidades objetivas de negociación. La empresa se ahorraría inmediatamente la cantidad considerable de dinero que piensa destinar a indemnizar esos despidos (en torno a 6 millones de euros), y se vería beneficiada del incremento de productividad/hora inherente a toda reducción de jornada; todo eso y algo más debe ponerlo para facilitar la propuesta. También el Gobierno se ahorraría las prestaciones y subsidios de desempleo de 123 personas, que también debería contribuir a facilitar un acuerdo en torno a esa propuesta. ¿Dónde están otras medidas más asumibles como prejubilaciones, bajas voluntarias incentivadas…?. Plantilla, empresa y Administración tienen que sentarse a negociar.
Cualquier resistencia a un acuerdo de este tipo dejaría a las claras que el problema de los despidos no es solo económico: el paro es una amenaza generadora de miedo y sumisión, supone un caldo de cultivo que propicia los recortes laborales y salariales, incrementando los beneficios empresariales. No es solo un problema económico sino de dominación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario